?

Log in

High & Low

Tumbling into lost Horizonts

Mithur

View

Navigation

September 16th, 2009

(no subject)

Share
 Longa noite de pedra

O teito é de pedra. 
De pedra son os muros 
i as tebras.
De pedra o chan
i as reixas.
As portas, 
as cadeas,
o aire,
as fenestras, 
as olladas, 
son de pedra.
Os corazós dos homes
que ao lonxe espreitan,
feitos están
tamén
de pedra. 
I eu, morrendo
nesta longa noite
de pedra.

Larga noche de piedra

El techo es de piedra
De piedra son los muros
y las tinieblas. 
De piedra el suelo
y las rejas.
Las puertas
las cadenas,
el aire,
las ventanas,
las miradas
son de piedra.
Los corazones de los hombres
que a lo lejos vigilan,
hechos están 
también 
de piedra.
Y yo, muriendo
en esta larga noche 
de piedra.

September 7th, 2009

El Dolar Insumergible

Share
Llevo bastante tiempo sin escribir cosas interesantes en este blog; aunque ahora que directamente pasa a Facebook puede  resultar bastante más interesante, e incluso suscitar algo más de diálogo, que siempre es enriquecedor.

Una cosa que llevo siguiendo bastante tiempo es la evolución del dolar, y los motivos por los que no se hunde. Esto es bastante más dificil de hacer de lo que parece, dado que la mayoría de analistas "serios" o "habituales" vienen a responder a esta pregunta en dos modalidades:

a) Porque no.
b) (Poniendo cara rara) ¡Porque no puede hundirse!

Pero no nos engañemos: por mucho que el dolar sea el dolar, como cualquier moneda tiene que seguir unos mecanismos y funcionar de una determinada forma. Y aunque, por sus circunstancias y características, resistir los efectos nocivos de determinados factores sin problemas durante un cierto tiempo, tarde o temprano tiene que caer. 

Hagamos un brebe "back to the basics": ¿Como se determina el valor de una moneda FIAT*? Hay dos medidas: la objetiva y la comparativa. La objetiva es simple: si puedo comprar la materia x por y dólares hoy, y mañana necesito 2y dólares para comprar lo mismo, el dolar se ha devaluado. O la materia ha inflacionado, que es lo mismo. La comparativa es sencilla: ¿Cuantos Euros/Yenes/Libras me das hoy por un dólar?

Además, está la aurífera; pero como esa está manipulada brutalmente (A fin de cuentas, hay poco oro para la masa monetaria que circula) no es muy adecuada. Eventualmente se impondrá, no lo niego, reventando la manipulación del mercado; pero, de momento, es lo que hay.

El caso es que como se verá, lo que determina el valor de una moneda, dolar incluído, es la oferta/demanda. No obstante, hay varios canales principales para la oferta/demanda:

-Solidez económica: Si el pais/paises que respalda la moneda es sólido, crece la masa monetaria sin devaluar moneda. ¿Porque? Porque la gente compra la deuda de esos paises, lo cual tiende a ser el mecanismo generador de moneda, y a la par, el aumento de demanda equilibra el aumento de masa monetaria, con el resultado que la masa monetaria (Y la riqueza total de la misma) crece en función a las expectativas de la zona económica.

-Pura Oferta/Demanda: Si por el motivo que sea, aparte de la solidez económica, se produce un tirón de demanda, el valor de la moneda  va a aumentar por cojones. Da exactamente igual que las perspectivas del pais sean críticas.

Ahora, entremos en el dolar: La solidez económica de USA es altamente cuestionable: Prácticamente no tiene producción, a estas alturas. Todo su sector primario (Y Secundario, y terciario...) ha sido reconvertido en los 15 últimos años en financiero (Desde General Motors hasta Google han basado el 70% de sus beneficios estos pasados años en operaciones financieras, no en su propia actividad). La deuda de USA es, sencillamente, impagable, insostenible: y crece más cada dia.

¿Que quiere decir que la deuda USA sea impagable? Varias cosas: Que un 20% aprox. de la riqueza mundial, que se encuentra en títulos de deuda USA* (Es decir, un papel por el que el Tesoro USA promete darte X dólares en un determinado momento) no va a ser pagada. Va a ser papel mojado. Pero eso es lo de menos. Si USA no puede honrar su deuda, el dolar se hunde. Lo que quiere decir que otro 40% de la riqueza mudial se va por el inodoro.

En realidad, todo esto ya debería haber pasado. ¿Porque no ha sucedido? Sencillo: Por Demanda forzada.

Hemos dicho antes que la demanda fuerza una apreciación, haya fundamentales que la respalden o no. Y así es. Con toda la tormenta financiera, USA ha deshecho muchas posiciones/inversiones en todo el mundo, en Fondos de inversión, empresas y otras bolsas. Todas estas posiciones eran activos mayoritariamente denominados, para los USAnos, en dólares. Por lo que, al vender esos activos ha hecho falta mover muchísimo dólar. 

O, dicho de otra forma: si yo quiero comprar uno de esos activos que se venden necesito dólares. O los fondos, para devolver el dinero, los necesitan, por lo que se pide mucho dólar, y este aumenta de valor. Aunque se esté hundiendo.

Y como es una cantidad ingente de masa monetaria la que se ha movido a lo largo del último año (Desde octubre pasado), pues el dólar se ha medio mantenido con un cierto valor. Cosa que no tiene porque durar una vez se deshagan la mayor parte de las posiciones.

Tambien Japón, China y Rusia entran en el juego, teniendo, como tienen, una gran parte de su riqueza en bonos USA. Hace un año, eran los que colaboraban manteniendo el dolar. Hoy en dia, lentamente, pero de forma segura, estan abandonando tanto los títulos USA, como el dólar, y su soporte esta debilitandose.

De hecho, ahora mismo, lo que soporta el dolar son unas ciertas expectativas generadas, y el hecho de que en cuanto caiga más allá del $1,5 cada €, Trichet rebajará tipos para devaluar el Euro y volver a la normalidad.

Pero esto es una dinámica que no puede durar eternamente. Y hagan creer lo que hagan creer, no hay recuperación, ni en USA, ni aquí. Todo se resume en una cosa: La deuda USA. Y solo tienen una salida:

a) Declarar un default diciendo que no pueden pagar la deuda
b) Inflacionar su moneda, el dolar, para que valga tan poco que la deuda desaparezca.

Hay que tener en cuenta que si el dolar pasara mañana a valer 1/3 de Euro, de hoy a mañana el valor de su deuda se habría reducido a la mitad. Y así sucesivamente. Eso representaria un duro golpe para los ciudadanos USA, pero una salvación para el gobierno y los poseedores del capital (Que, en efecto, poseen su capital en activos, no en dólares).

Por otra parte, un default (quiebra) implicaría una pérdida de gran parte de sus posesiones fuera de su territorio, y muchos mas problemas para ellos.

Así pues, ¿Que creeis que pasará?

_______________________
Moneda FIAT: Dinero fiduciario, aquel dinero que no es convertible en una cantidad fija de oro/materia prima/intestinos de cerdo.
Titulos de deuda USA: Bonos, etc... En efecto, es renta fija: USA promete pagarte X dentro de y tiempo. Pero eso es lo de menos, porque realmente estos papeles se compran/venden bastante entre privados. Con lo cual, ante la duda de su pago, no hay que esperar a un auténtico problema: basta con que la gente piense que hay dudas, para que se bloquee su mercado, y nadie quiera ese papel. Cosa que ya ha tenido un par de amagos.

September 2nd, 2009

The Road not Taken

Share
Two roads diverged in a yellow wood,
And sorry I could not travel both
And be one traveler, long I stood
And looked down one as far as I could
To where it bent in the undergrowth;

Then took the other, as just as fair,
And having perhaps the better claim,
Because it was grassy and wanted wear;
Though as for that the passing there
Had worn them really about the same,

And both that morning equally lay
In leaves no step had trodden black.
Oh, I kept the first for another day!
Yet knowing how way leads on to way,
I doubted if I should ever come back.

I shall be telling this with a sigh
Somewhere ages and ages hence:
Two roads diverged in a wood, and I-
I took the one less traveled by,
And that has made all the difference. 



 
Robert Frost
Mountain Interval, 1916

August 21st, 2009

(no subject)

Share
Te contaré un secreto, algo que no se enseña en tu templo: los dioses nos envidian. Nos envidian porque somos mortales, porque cada instante nuestro podría ser el último, todo es más hermoso porque hay un final. Nunca serás más hermosa de lo que eres ahora, nunca volveremos a estar aquí.

August 15th, 2009

Némesis

Share

¿Sabes lo que significa la palabra némesis? La imposición justa de retribución que es aplicada por una agente adecuado, personificado en este caso por un gran hijo de puta: Yo.
 

August 5th, 2009

A veces, solo a veces...

Share
Hacía tiempo que quería postear este párrafo, de una novela leída recientemente. Así, porque si, porque yo lo valgo, y el texto también. Asique actualizo esto en plan ligero, pero profundo. Que no falte.

- El silencio de todos los fantasmas que uno ha ido dejando tras de sí. Como Eneas al huir de Troya.
-Sé a qué se refiere.
-¿Lo sabe? Sí, tal vez. Empiezo a creer que sí lo sabe.
-Las sombras de quienes pudimos ser y no fuimos... ¿No se trata de eso?... De quienes soñamos ser y nos hicieron despertar -ella hablaba en tono monocorde, sin inflexiones, como si recitase de memoria una lección aprendida mucho tiempo atrás-. Las sombras de aquellos a quienes una vez amamos y no conseguimos jamás; de quienes nos amaron y cuya esperanza matamos por maldad, estupidez o ignorancia...
-Sí. Veo que lo sabe perfectamente.
La cicatriz intensificó el sarcasmo de la sonrisa:
-¿Y por qué no había de saberlo? ¿O acaso cree que sólo los hombres pueden tener una Troya ardiendo a sus espaldas?

February 18th, 2009

Los preparativos

Share
 
 
(Continuación del relato "La época de las Estrellas")


(V) Los preparativos


-Así pues, compañeros, sea lo que sea que sucede con la Oscuridad, debemos averiguarlo. Yo mismo me ofrezco a viajar hasta Lhand’oc, asumiendo todos los riesgos, para investigar lo que sucede.-Terminó Bramh su discurso, con un tono de total seguridad.

El silencio se cernió sobre toda la estancia, mientras se dispersaban los últimos ecos de la voz de Bramh en el abovedado techo.

Por regla general, los magos eran bastante afables, y procedían de una sociedad bastante antigua, en la cual el respeto, el orden y la cordialidad eran valores prominentes. Además, su rigido entrenamiento hacía que el autocontrol y la disciplina fueran parte integrante en sus relaciones.

Por lo tanto, el acalorado discurso de Bramh, lleno de pasión, les resultó inaudito, incluso desvergonzado.

-Y dime, Bramh- Dijo Ignatus, el Maestro, tras la larga pausa-, ¿Qué esperas encontrar en Lhand’oc? Sea cual sea la causa, es tan fácil que se encuentre allí como en otro sitio.

-Tiene razón, Maestro, como siempre- Contestó Bramh, esperándose esta cuestión, prácticamente el único punto débil de su argumento-. No obstante, no deseo ir a Lhand’oc buscando el origen del problema, sino la solución. No dudo que los Metodistas estarán buscando respuestas, y aunque no encontrarán nada podrían darnos alguna pista del origen de todo esto. Y su centro neurálgico es Lhand’oc.

-Es una buena idea- Dijo con voz raspada Alantor, un viejo mago que rara vez participaba en estas reuniones. Bramh se quedó sorprendido de que apoyara su tesis-. Nosotros somos viejos, nuestro poder es muy relativo, y desconocemos el mundo actual. Por lo tanto debemos aprender de los que ahora lideran y conocen este mundo. Indudablemente Lhand’oc es un buen sitio para empezar, mucho mejor que quedarnos de brazos cruzados.

-Si, supongo que si... simplemente, no estoy acostumbrado a exposiciones tan bruscas. Creo en las decisiones meditadas, tranquilas, buscando siempre la mejor manera... esto responde mas a una intuición, que a un plan lógico y bien construido. Me inspira desconfianza…

La conversación continuó animada entre los magos más veteranos, pero Bramh sabía ya que se aceptaría su propuesta, y que podría viajar hasta Lhand’oc. Aparte de su intención de averiguar el origen de el ocultamiento del sol, podría intentar saber cual había sido el destino de la Isas Karabah, y contactar con ellos si era posible.

Uno de los lugares preferidos por la Isas Karabah había sido Lhand’oc, alejado tanto de inquisidores como de magos, y rodeada de un halo de incredulidad respecto a los poderes místicos, que favorecía mucho la clandestinidad que la Isas tanto necesitaba. Además, no dejaba de ser del todo posible que ellos mismos estuvieran detrás de todo este asunto de la oscuridad. Hace años, cuando él fue llevado con los Superiores, la Isas no era ni remotamente tan poderosa, pero quizá hubiera muchas cosas sobre sus auténticos hermanos que el no supiera. A fin de cuentas, se separó de ellos con tan solo diez años.



-¡Maleiva, Alvar! ¿Qué infiernos ha pasado? ¿Y porqué?-La fuerte voz de Jerces, que entre sus otras funciones se encargaba de gestionar la vigilancia del Universitas, retumbó por las calles.

La figura de Jerces, vestida con levita negra y apretados pantalones, con una espada casi simbólica atada a la cintura, apareció rodeada de una guardia de élite de la Universitas. Eficientes y silenciosos, rodearon al grupo de figuras que se encontraban en medio de la calle. Seis de ellos cubrían el perímetro y alejaban a los curiosos a una distancia prudencial, dos se distanciaron un más, controlando las calles aledañas, y otros dos comenzaron a trepar hacia los tejados. Los ropajes negros y pardos resultaban casi invisibles en la noche, y sus abultados petos realzaban su aun más imponente figura. Llevaban un par de pistolas de un diseño bastante exótico, y un puñal, curiosamente corto para lo que acostumbraba a usar la policía. Una undécima figura, que tan solo se distinguía de las demás por una boina calada de lado, de los mismos tonos que el uniforme, se quedó en el centro, mirando a Maleiva.

-Este es el Sargento Stark. Es uno de los mejores especialistas de la Universitas.- Afirmó Jerces, señalando con el dedo a la figura del Sargento.

Unos instantes después se abrió paso por entre el grupo de soldados un vejete vestido con una larga túnica blanca, que ostentaba el emblema de la serpiente mordiendo una mano, el símbolo de la facultad de medicina. Su anciano portador, bien afeitado y de pelo blanco y ralo, miró con unos profundos ojos lechosos a Maleiva, y se agachó a su lado, para sorpresa de los presentes.

-Maestro Manann, ¿Cómo habéis venido vos?-Preguntó Maleiva, en tono sorprendido.

-Ha habido muchos altercados, sobre todo en los Barrios Bajos. No tenía a nadie capacitado, y no iba a dejar que un miembro importante del Universitas se desangrara en medio de la calle.

-El viejo terco no me hizo caso. Le avisé que podríamos llevarte de vuelta, pero no quiso fiarse de mi- Dijo Jerces, con voz ofendida, mientras miraba algo sarcásticamente al anciano.

-Existía la posibilidad de dañarla seriamente, aunque por fortuna no parece tener nada grave. Un par de rasguños- Dijo, mientras palpaba sus costillas con aire experto. Sacó un frasquito de su túnica- Tomaros esto, para comenzar. Estabilizará vuestros humores, y os permitirá soportar mejor la cabalgata hasta la Universitas. Hamtar, muchacho, ¿Puedes llevar a la doncella en el caballo, a paso lento, hasta la universitas?

-Por supuesto, Señoría -A pesar de que el título correcto de Manann sería Maestro, los miembros de la Eclesiarquía tenían, históricamente, costumbre y el derecho de utilizar en su lugar el término “Señoría”, para casi todos los altos cargos metodistas-. ¿Volverán ustedes con nosotros?

-Si-Respondió Jerces-. El Sargento se quedará aquí, intentando averiguar que ha pasado.

-Investigaremos la escena-Terció Stark-. Luego nos llevaremos el cuerpo, para que los doctores vean si pueden averiguar algo más. Algunos de nuestros hombres les acompañarán- Dijo en tono quedo, mientras hacía una serie de gestos.

La comitiva comenzó a avanzar, con Maleiva montada en el caballo de Hamtar, mientras el cruzado lo llevaba de las riendas. A los lados de Maleiva caminaban Alvar y Jerces, mientras que el Maestro Manann se mantenía un poco por detrás, mascullando en voz baja sus pensamientos.

Maleiva tuvo que hacer un esfuerzo por controlar su nerviosismo y fingir que estaba herida durante todo el viaje. Los poderes que había aprendido de las enseñanzas eclesiarquicas habían curado lo peor de la herida del brazo, que ya casi ni sangraba, y los moratones que tenía por todo el cuerpo eran poco importantes. No obstante, era totalmente consciente del efecto que causaría en Manann si sospechara que había usado sus poderes: sería todo un insulto hacia su profesión, y una vergüenza para ella como metodista.

Mecida por el rítmico andar del caballo, Maleiva fue adormeciéndose cada vez más. El cansancio de la pelea, la falta de sueño y la agradable sensación de sentirse, tras el incidente, protegida, fueron haciendo poco a poco mella en su consciencia, mientras pensaba, aletargadamente, lo fructífero que podría ser la unión de los poderes eclesiásticos con la ciencia metodista, y lo triste que era ver como los prejuicios echaban por tierra toda posibilidad,..

Mientras tanto, Jerces caminó hasta ponerse al lado de Alvar, y le dijo con voz queda, para evitar que Maleiva pudiera oírlo:

-¿Que motivos puede tener alguien para intentar matar, o secuestrar a Maleiva?

-Es hija de una familia rica. Es posible que pensaran pedir rescate por ella, o quizá simplemente robarla. No lo sé.

-No creo. Un individuo pertrechado como este no es un vulgar ladrón de callejuelas. Y tampoco creo que se tratara de un secuestro. Fue demasiado violento.

-Maleiva se defendió. Creo que el individuo no se lo esperaba, y reaccionó mal.

-No sé, Alvar, no me convence. Parece un intento de asesinato en toda regla. Y no han escatimado en gastos. Tú tienes más confianza que nadie con ella, y deberías averiguar si está metida en algún asunto turbio. Si es así, haremos lo que podamos para ayudarla. De todas formas, para los demás, diremos que ha sido un simple intento de robo callejero.

-¿Podemos contar con Stark para que lo oculte?

-Es totalmente leal, al la Universitas en general, y a mi en particular. No debes preocuparte por eso. Ahora lo importante es mantener la calma.

Continuaron andando un rato más, en silencio, recorriendo las calles empedradas del Distrito, ascendiendo hacia el Campus de la Universitas. Cuanto más se acercaban a la parte superior del distrito, más iluminadas estaban las calles, y había mayor cantidad de gente circulando por ellas. Poco a poco la gente salía, comentando el inusitado suceso, que ya tenía el nombre popular del Oscurecimiento, y con lentitud las calles recuperaban su actividad. Prácticamente nada tenía la fuerza suficiente como para evitar que los padres salieran de sus casas a buscar el pan con el que dar de comer a sus hijos.

Los pensamientos de Alvar fueron interrumpidos por Hamtar, ya cerca del Campus:

-Señor, creo que debería pensar en alguna manera de mantener protegida a Maleiva. Si este ataque iba dirigido contra ella, sin duda sabrán donde está su casa, y posiblemente lo intenten de nuevo.

-Ya había pensado en eso, chaval- Respondió Jerces, sin dar tiempo a Alvar para contestar-, de hecho, llevo todo el camino pensándolo. Nada más llegar hablaré con el Archidecano para que todo aquel individuo de cierta importancia para la Universitas se hospede dentro del recinto. E impondré vigilancia en todo el entorno, con accesos controlados. Prefiero ser un paranoico a permitir que uno solo de los Maestros muera.

-Va a ser una medida muy polémica, Jerces –Terció Alvar-. La principal característica de la Universitas es su apertura. No te van a permitir cerrarla.

-No la voy a cerrar, mi joven amigo. Tan solo voy a controlarla-Afirmó con seguridad, y una leve sonrisa preocupada afloró en su rostro-. Y no dejaré que ese hatajo de imbéciles me lo impidan.

-Te va a resultar difícil convencer a los decanos...

-En absoluto. Tan solo tengo que convencerles que sus vidas están en peligro. Y después de esto no creo que sea muy difícil. A fin de cuentas, bajo toda esa arrogancia y pompa, solo hay unos viejos arrogantes y pomposos –Terminó, sonriendo con esa mueca sardónica a la que tanto acostumbraba.

Continuaron hablando acerca del tema mientras se acercaban al Campus. Desde el borde del Campus se podían ver las luces de toda la ciudad. El Glorium estaba suavemente iluminado con velas y antorchas, mientras que toda la zona del Palacio Excavado brillaba con las farolas de gas, al igual que la Universitas. Los Barrios Altos estaban parcialmente alumbrados por farolas de aceite, y en la lejanía del Barrio Pobre, ladera abajo, relumbraban irregularmente las hogueras, y alguna que otra casa incendiada. En medio se encontraban los Artesanos, Vinateros, Curtidores y otras muchas zonas humildes, que se defendían como podían de la oscuridad sobrenatural y de los peligros, mucho más prosaicos, que ocultaba.

February 9th, 2009

El rufián

Share
(Continuación del relato "La época de las Estrellas")

(IV) El Rufián


Maleiva caminaba hacia su casa, en el distrito universitario. No se había parado a esperar a Alvar al finalizar la reunión, ni el había hecho amago de seguirla. Quizá se sentía incómodo, por la broma de mal gusto de Jerces. Ambos eran adultos, y todo este comportamiento era cosa de niños; Maleiva lo sabía perfectamente, y la irritaba. Pero había grandes abismos entre ambos, como sus familias o su rango, y, por mucho que a ella le pesara, los dos compartían la falta de sociabilidad que caracterizaba a los miembros de la Universitas. Además Alvar, a pesar de ser bastante inteligente, parecía tener bastante confusión en lo respectivo a sus sentimientos. Eso, o ella no le interesaba en absoluto.

Pensó por un momento en dirigirse hacia la mansión de sus padres, pero lo desechó. Les mandaría un despacho luego, diciéndoles que estaba bien. No tenía ninguna gana de aguantar las admoniciones de su madre, que nunca había aceptado la decisión de su hija por el metodismo, ni la preocupación de su padre, quien no aceptaba bien su independencia.

Mientras caminaba hacia la parte de viviendas de la Universitas, daba vueltas en su cabeza a todo el tema de Alvar. Al principio él había sido su Maestro, cuando nadie más quería tomar por pupila a una hija de una de las grandes familias eclesiarcales. Podía haberse negado, y que otro tomara su lugar, probablemente algún aspirante a maestro que lo haría prácticamente obligado, pero no lo hizo. Con él aprendió los secretos de los mecanismos, y en el transcurso de su aprendizaje, Alvar descubrió la tendencia de Maleiva de pensar en grande, y las posibilidades que eso ofrecía. Gracias a él, estaba a punto de ser una Maestra, dado que dominaba un arte en sí mismo. Muchos otros Maestros la requerían para parte de sus proyectos, y eso la halagaba. Buena parte de su éxito se lo debía a Alvar, que había confiado en ella.

Pero no era solo eso. Poco a poco se había formado una relación de confianza, de complicidad entre ellos. Ella conocía muchos de sus secretos, y él lo sabía casi todo sobre ella. Aún así, el hecho de ser Maestro y Pupila había estado siempre presente entre ellos. Pero pronto sería una Maestra... ¿Qué sucedería entonces?

Alvar, en sí mismo, era bastante enigmático. Normalmente los Maestros son nombrados jóvenes, y se retiran a disfrutar de sus logros a los cuarenta o cincuenta años. Aún teniendo esto en cuenta, lo normal es que nadie sea Maestro antes de los treinta años, pero Alvar lo consiguió con veintitrés. Su capacidad para solucionar problemas matemáticos, su increíble comprensión de los mecanismos y su aptitud para nuevos enfoques le valieron el puesto cuando se retiró el anterior Maestro. Cierta gente rumoreaba que su éxito se debía a que su abuelo fue hace muchos años Maestro de Relojería, y le enseñó desde muy pequeño todo lo que sabía, pero Maleiva sabía que era algo más. A pesar de todos sus defectos, Alvar tenía algo que le distinguía como un Metodista excepcional.

Mientras caminaba sumida en sus pensamientos, una neblina repentina pasó por delante de sus ojos. La nube blanca, algodonada e informe la cegó y asustó, aunque pasó en unos pocos segundos. Ya fuera de su ensueño, mientras se recuperaba del susto, escuchó unos pasos tras ella.

Al volverse vio, a un par de metros, una figura oscura. Llevaba sombrero, casaca y pantalones negros, y la cara envuelta en sombras debido a la escasa iluminación de las calles. Para Maleiva era imposible reconocer la cara del individuo. Lo que no se podía dudar eran sus intenciones: avanzaba sigilosamente tras ella, con una mano bajo su casaca, preparada indudablemente para sacar una daga.

¡Mierda! ¿Porque a mí?- Pensó. Normalmente el Universitas era seguro, pero ahora, con la repentina oscuridad, no había seguridad en ningún sitio. Se volvió de repente, enfrentándose al atracador.

En ese momento la figura oscura sacó una pistola de su camisa. Maleiva reaccionó rápidamente lanzándose hacia un lado, mientras buscaba en su cintura su propio arma. La figura, al ver el rápido movimiento de Maleiva, precipitó su tiro, y falló.

-¡Maldito bastardo! -Gritó Maleiva, mientras caía de rodillas y apuntaba con su pistola a la figura. Se escuchó un segundo estampido de pólvora y un fogonazo, que cegó momentáneamente a Maleiva. Había disparado desde una posición mala, con la pistola demasiado cerca de la cara. Casi a ciegas, se levantó torpemente, dejando caer su arma.

A los pocos segundos, mientras Maleiva se incorporaba, escuchó sonido de movimiento. Echó mano automáticamente a su estoque. Comenzaba a recuperar la visión, y pudo ver como la figura, con el torso ensangrentado, se levantaba. Sin dudarlo, empuño el estoque y cargó contra la figura. Esta se apartó torpemente, mientras desenvainaba su propio estoque.

¿Quién demonios es? No es un ladrón vulgar-Pensó-. Sin duda le he acertado, porque está herido, y estaba en el suelo. No obstante, tiene fuerzas para combatir.

Comenzó un intercambio de estocadas, en el cual ambos se trabaron rápidamente.

Si no fuera porque está herido-pensó Maleiva-, ya me habría matado. Es muy bueno.

Mientras se intercambiaban golpes, fintas, y paradas Maleiva dejó de pensar, concentrándose en el combate que ésta vez era a vida o muerte. No era extraño que una Dama de la Eclesiarquia recibiera clases de esgrima, dado que se consideraba un arte grácil, noble y adecuado para las damas, más basado en la destreza que en la fuerza. Maleiva, además, había aprendido algunos trucos sobre pelea callejera, y no se le daba mal. También era fuerte, debido a su trabajo, y todos esos factores eran lo único que ahora le separaba de una muerte segura, mientras se sucedían las estocadas.

Maleiva, cansada por la falta de sueño comenzaba a debilitarse, a pesar de la adrenalina. Por suerte para ella, la herida de su adversario surtía el mismo efecto. Se separaron los dos, simultáneamente para tomarse un respiro. La tensión del combate había agudizado los sentidos de Maleiva y pudo por primera vez ver a la cara de su enemigo. Debía de tener unos treinta años, de rostro aguileño, bien cuidado y afeitado, y su mirada era perspicaz, aunque algo desenfocada. A pesar de que una zona de su torso estaba ensangrentada, no mostraba signos de dolor. Es posible que el balazo tan solo le hubiera rozado.

-¿Quien demonios eres, y porque haces esto?- Dijo Maleiva, sabiendo sus sospechas confirmadas. Este no era un vulgar rufián.

Hubo un susurro de ropas repentino, y el atacante reanudó el combate. Maleiva, levemente sorprendida por la velocidad desplegada por su adversario, recibió una estocada en el hombro izquierdo. Una punzada de dolor recorrió su brazo, mientras se apartaba de un salto hacia atrás, levemente desequilibrada, y murmuraba una breve oración a la vez que pasaba su mano sana, aun empuñando el estoque, por encima de la herida. Inmediatamente dejó de sangrar, y el dolor cedió, aunque sabía que no podía mover el brazo, o el dolor la golpearía como un ariete. Al ver eso, su oponente sonrió, y se abalanzo sobre ella, con una estocada dirigida a su brazo bueno, totalmente indefenso por la postura en la que se encontraba.

El golpe acertó su objetivo. Una oleada de dolor recorrió su cuerpo, dejándola semiinconsciente y a merced de su adversario. Sintió como la figura se le venía encima y la tiraba al suelo, aplastándola con su peso, un instante antes de escuchar un estallido que ensordeció más sus ya embotados oídos.

Cuando recuperó el conocimiento se encontraba tumbada en medio del pavimento. Alvar estaba inclinado sobre ella, con cara de preocupación. Unos cuantos curiosos observaban la escena a distancia prudencial.

-No te muevas, Maleiva-Dijo Alvar, exhalando un suspiro de alivio, y sonriéndola.

-Es menos grave de lo que parece -Dijo, emitiendo un gruñido, y llevando su mano izquierda a la herida del brazo derecho. Cerró los ojos y murmuró unas palabras. Al retirar la mano, vio que estaba empapada en su propia sangre.

Maleiva, ya recuperándose y con el dolor alejado, escuchó unos pasos metálicos. Al girar la cabeza vio un Cruzado que la miraba con una ceja enarcada. Sin duda la había visto. El soldado se dio cuenta de la mirada de Maleiva, y cambió su expresión.

-Perdón, Señora, no había caído en la cuenta de...

-Da igual, Cruzado, no sucede nada. Muchas gracias por tu ayuda- Intervino bruscamente Alvar-. Dime, ¿Sabes quien demonios puede ser?-preguntó, mientras señalaba al cuerpo con oscuras vestiduras que yacía a un metro de Maleiva.

El Cruzado se acercó, tras colgar de su caballo el mosquete aún humeante, y volteó el cuerpo con el pié, lo que hizo que sonara un leve tintineo metálico. El Cruzado se agachó, y tras abrir la casaca del cadaver descubrió una fina cota de malla que se ceñía al cuerpo.

- Khar- El cruzado lo dijo como si escupiera la palabra-. Esta cota de Malla vale una fortuna.

En el Reino había minas de donde se extraían poderosos mentales. El Corantium de las armaduras Cruzadas de fabricación artesanal, las Polialeaciones de los Metodistas, o el Taggar directamente trabajado del material extraído por los legendarios forjadores de las montañas, eran solo unos pocos de ellos. El Khar era un material realizado mediante una serie de procesos que lo hacían bastante maleable en su fundición, pero con una resistencia muy elevada. De esa manera, con los diseños adecuados, una cota finamente entrelazada pesando poco y siendo muy delgada podía proteger de la peor parte de un impacto de bala, repartiéndolo por todo el torso. El Khar se fabricaba principalmente en la costa, en el Sur, siendo allí muy demandado por comerciantes, navegantes y, desde luego, piratas.

-No era un vulgar ladrón.- Dijo Alvar, observando la destrozada cota de Khar, que tenía un agujero en el pecho. Esto debía de haber dañado su integridad lo suficiente como para que el tiro en la espalda resultara mortal.- Demonios, hay que hablar con las autoridades, para identificarle.

-¿Cuál es tu nombre, Cruzado?- Preguntó Maleiva, intentando incorporándose.

-Hamtar, señora

-¿Que haces por el Universitas? Normalmente no se os ve por aquí.

-Es debido al Oscurecimiento, señora- Dijo, señalando significativamente a donde debería haber estado el sol-. La Guardia del Struam ha tomado el control de todas las Guardias Zonales y las ha repartido y reagrupado, de forma que hay al menos un grupo de guardia de cada tipo en cada zona. Mi sargento nos dispersó para hacer una ronda.

-¿Solos?-Preguntó Alvar

-Sí. Los cruzados realizan parte de sus guardias en solitario. Es complicado sorprendernos, y aunque lo hagan- golpeó el peto de su armadura con un puño enfundado en cota-, es complicado que nos hagan daño. Somos tropas poco numerosas, por lo que de esa forma cubrimos más terreno. Cuando escuché el primer tiro, me dirigí galopando hacia aquí. Pero este distrito es complicado, y no lo conozco. Me temo que tardé demasiado en llegar, pero aun así conseguí acabar con el asesino.

-Me dirigía hacia mis aposentos, cuando escuché los disparos- Dijo Alvar, mientras guardaba su pistola-. Maldita sea... ¿Qué es todo esto, Maleiva, sabes algo?

-¡Solo que me han intentado matar! Luchaba muy bien, y no es un simple rufián. Hamtar, necesito que avises al que esté al cargo de la vigilancia de esta zona, y que venga de inmediato.

-Señora, no me parece prudente dejarles solos. Podría haber otro ataque.

-Sabremos defendernos. No nos podemos quedar los tres parados aquí, hasta que el infierno se congele.-Respondió bruscamente Alvar. El Cruzado dio un respingo ante el juramento. Miró a Maleiva, quien asintió, señalando además, con un gesto, a todos los curiosos que iban llegando, atraídos por la trifulca.

-De acuerdo, señores. Volveré lo antes posible.-Dijo, mientras montaba en su caballo y partía hacia el interior del Universitas al galope.

February 5th, 2009

Let go!

Share
¡Me he sorprendido un montón al escuchar la introducción del Genesis de VNV Nation en medio de la sesión del Cream@Anmnesia de Paul Van Dyk en el 2002!... aunque no pone la canción completa (en general, el EBM, y en particular VNV son inmezclables con Trance).

Por cierto, que la misma sesión, en el Amnesia de Ibiza del 2008 esta nominada (Junto con otras 4) como la mejor sesión del 2008 (Con razón). Yo ya la he votado xD.

Se que la mayoría que leeis esto os la suda, pero bueno. Me encanta cuando se difuminan las etiquetas de los estilos y se acaba encontrando todo en un mismo sitio. A fin de cuentas, Van Dyk mete en sus sesiones a Wolfsheim o remezclas de los Cure con bastante frecuencia... al igual que algunos temas de su ultimo album, como "Let Go" tienen una calidad brutal y son totalmente electrodark.

Y pongo precisamente ese tema. Decidme si desentonaría en el 666 o no... (Aunque eso no sea ejemplo de nada, ejem):


 



I can't get it out of me
It's breathing Inside of me
It's reaching inside of you
You're feeling affected
You're being infected
It's just like a cold
A kiss on your lips
Now you're taking control

I feel like a criminal
I'm falling apart
We're leaving for Venus
In a getaway car
there's no one can save us
There's no need to try
I'm looking for saviors before they all die

If you wanna try and save me
Then take my heart and hate me
If you feel you can't let go, let go



I feel like a criminal
I'm falling apart
We're leaving for Venus
In a getaway car
You say that you haunt me
but you don't really know
You're clinging to fingers
But you got to let go


If you wanna try and save me
Then take my heart and hate me
If you feel you can't let go, let go
 

February 2nd, 2009

Bramh

Share
(Continuación del relato "La época de las Estrellas")

(III) Bramh


El Antiguo Reino es la forma que tienen los historiadores de designar a los dos reinos, el del Este y el del Oeste, antes de su separación. El Antiguo Reino se encontraba situado en la zona costera del sur de un extenso continente. Rodeado por elevadísimas montañas que lo aislaban del resto del continente excepto por un angosto paso de montaña, su desarrollo, tanto tecnológico como cultural fue bastante distinto al del resto de sus vecinos, salvo por unos poco episodios muy determinados pero que, no obstante, influirían tremendamente en su futura historia.


El Paso de Hewland se encontraba cerca de la latitud central del Reino, al Norte y levemente hacia el Este. Debido a su importancia estratégica, también marcaba la vertical de la frontera que separa al Este y al Oeste.

Avanzando hacia el Este desde Hewland, habría que recorrer muchas millas, mientras se gira levemente al sur, para acabar llegando a Lhand’oc y al Palacio Excavado. Si, por el contrario, se girara al Oeste, solo serían necesarios la mitad de días para llegar a La Ciudadela de Montenso, Ciudad Santa del Mensajero y capital del Santo Reino.

No muy lejos del paso, hacia el Este, a unas cuantas millas de las antiguas minas de metal que llevaron el progreso a los primeros colonizadores de estas tierras, se encontraba una pequeña aldea ubicada en un saliente de la montaña al que tan solo se podía acceder por un accidentado camino. En el Magna Vademecum de los Metodistas, cuyo ejemplar de referencia descansaba en las salas del Palacio Excavado, se podían leer unos pocos párrafos acerca de este pueblo:

"Resh, una pequeña población situada cuarenta millas al norte del próspero pueblo de Fundación, posee cerca de cincuenta habitantes, que sobreviven del pastoreo y agricultura de subsistencia, ayudados por el hecho de estar exentos de las rutas de recaudación, debido a su inaccesibilidad geográfica y pequeño tamaño. El único hecho reseñable en su historia fue su rendición a manos del ejército del Struam, siendo así el primer pueblo del Este Eclesiástico en caer bajo el control del Palacio Excavado. Aunque de nula importancia estratégica, este hecho aumentó la moral de las fuerzas del Struam, marcando el punto de inflexión que llevaría a las importantes victorias que condujeron a la firma del Tratado del Paso."

Por otro lado, en las estancias de La Ciudadela de Montenso, en las extensas salas dedicadas a Geografía, los antiguos analistas Eclesiastas escribieron:

"Resh: Población condenada en el 2347 a la muerte a fuego de todos sus habitantes por relaciones con hechicería y con los dioses paganos. Cuando Monseñor Libanne se dirigía a ejecutar la condena, la autoridad local del frente, el Armado Longod, les informó de la rendición del pueblo ante las tropas del Struam, lo que impidió el acceso al mismo por parte del Monseñor y sus hombres. De las diligentes investigaciones emprendidas por el Monseñor, se obtuvieron una decena de culpables, todos relacionados de diversas maneras con el pueblo de Resh. Estos herejes fueron quemados en la hoguera para expiar sus pecados. Entre ellos se encontraba el Armado Longod, acusado de proteger a los habitantes de Resh en contra de los designios de la Ciudadela y encubrir a los traidores entre sus hombres."

El pueblecito, después de tantos años, seguía existiendo como una pequeña comunidad de pastores, agricultores y unos pocos artesanos, al menos en apariencia. Cualquier vecino de Nadham, el pueblo mas cercano, hubiera contado esto mismo a todo aquel que le preguntara, aderezado con unos pocos relatos locales acerca de la soledad de los pastores en lo alto de las montañas y sus pintorescas relaciones con el ganado.

En el centro de Resh se elevaba una vieja fortaleza, de los tiempos Tribales, según opinó una vez un noble de paso versado en estos temas. De aspecto destartalado por fuera, su interior era amplio y cuidado, las paredes pobladas de adornos y grecas, amplios salones con fuentes de agua corriente, enredaderas y amplias bóvedas. Aunque nadie sabe exactamente en que medida, quedaba claro para todos los que lo visitaban que era mucho más amplio por dentro que por fuera, y nadie sabía si la luz que entraba por las vidrieras abovedadas provenía de nuestro Sol o del astro de otro mundo.

Al menos, nadie lo sabía hasta ese momento.

Una figura con ropajes negros recorría apresurada la vacía explanada que había entre la Fortaleza y un grupo de casas. Bramh, con su túnica mal colocada, corría hacia el lugar apresuradamente, con el semblante pálido y desencajado.

Debería ser de día – pensó-. ¿Que demonios pasa aquí?

Además notaba, con ese sexto sentido que él y los de su clase poseían, que algo iba mal, realmente muy mal. Las calles en tinieblas, todavía faltas de actividad, le resultaban más tenebrosas que nunca. La Fortaleza se alzaba oscura e inamovible frente a él, cada vez más cerca.

Abrió las puertas con un gesto y entró en el estrecho y destartalado recibidor. Avanzó por unos serpenteantes pasillos hasta desembocar en una sala bellamente decorada. Desde esa sala giró por un pasillo orientado al Norte, y bajó unas escaleras al final de éste. Con otro gesto de la mano abrió unas grandes puertas dobles, y vio, por primera vez en este día la luz del día.

-Ah, Bramh, pasa. Poco a poco vamos llegando todos -Dijo Ignatus, uno de los magos mas respetados, mientras señalaba a la veintena de magos a su alrededor-. Todos los que estamos en La Fortaleza, se entiende. Deberíamos comunicarnos con el resto, pero será mejor que tengamos cuidado -Paró un momento de hablar, pensativo-. Algo muy extraño está perturbando la poca magia de este mundo, y no sabemos en que puede afectarnos. -Concluyó.

-Maestro, he comenzado a buscar en todos los tratados que tenemos alguna referencia a algo similar. Este mundo no ha conocido un efecto mágico de esta magnitud nunca, por lo que consta en nuestros escritos. Quizá en tiempos legendarios... -Ante un gesto brusco de Ignatus, el recio personaje de barba rojiza y poblada, llamado Neus, se calló.

-No sabemos nada de los tiempos legendarios -Le interrumpió Ignatus-, y ya sabes que Ellos quieren que sea así. No recordamos nuestro periodo de enseñanza salvo en sueños, por ese mismo motivo. Ya sabéis mi opinión: quieren que los magos, en este mundo sean una mera reseña, una cuota simbólica, poco más. Como las mujeres entre los Cruzados.

-Maestro... -Dijo otra voz, vacilante y suave.- ¿Quizá los Disidentes sepan algo acerca de esto? Ellos tienen conocimientos que no están en nuestras manos...

-¡Y por eso son Disidentes!-Dijo Ignatus, con tono cortante.- ¿Acaso quieres poseer esos conocimientos, y ser tu también un disidente? ¿Y no ser capaz ni de encender una cerilla raspándola?

Se levantó el silencio. Una de las partes principales de la historia de la Orden Arcana eran el Cisma y la Disidencia. Se produjo hace mucho tiempo, casi en el origen de la historia escrita, cuando los habitantes del Reino todavía se encontraban en una época de Tribus Feudales y Señores de la Guerra. En aquellos tiempos se produjo algún suceso, algo que no quedó registrado y nadie recuerda, que hizo que una facción de magos se negara a olvidar sus conocimientos e ideas, y se separaran de la Fortaleza y de la Guía superior. Se sabía muy poco de ellos, si es que todavía existían, pues de ser así lo mantenían tan en secreto como la propia Orden Arcana, pero la creencia oficial es que sin la Guía y el Aprendizaje era casi imposible que hubieran mantenido su magia y que la hubieran podido enseñar a sus descendientes. Aún así, se seguía pensando en ellos como si existieran.

La Orden Arcana se mantenía en un absoluto anonimato, estudiando y, fundamentalmente, conservándose. Su única injerencia con el mundo exterior era para traer nuevos adeptos. Unos pocos magos, en una determinada etapa de su vida, se dedicaban a vagar por el Reino para traer un nuevo discípulo, cuya edad al llegar a la Fortaleza no debía superar los nueve años. Una vez el discípulo llegaba, se le daba una formación básica, hasta que cumplía los doce años, momento en el que entraba en el Aprendizaje.

Toda la Orden se Reunía para realizar un rito por el cual el aprendiz era elevado y "Cruzaba la Cúpula". Hasta que transcurrían cuatro años exactos, momento en el cual volvía a aparecer siendo un mago, no se volvía a saber nada de él. Hasta el momento, no se conocía ningún mago que hubiera recordado algo con sentido acerca de esos cuatro años; pero todos volvían con talentos concretos y habilidad para realizar la mayor parte de los rituales. Dedicaban el resto de su vida a profundizar esos dones.

Naturalmente, la Orden también mantenía una estrecha vigilancia en los asuntos mundanos, utilizando principalmente sus poderes y los magos errantes, pero esto era considerado una tarea secundaria, y era una tarea asignada a los magos peor dotados.

Si realmente supieran la verdad se sorprenderían, pensó Bramh. Los Disidentes habían mantenido gran parte de sus poderes, contra todo pronóstico, principalmente porque aprendieron a encontrar los discípulos adecuados. La Orden tiene una serie de rituales e indicios para que un mago errante determine si un objetivo potencial puede ser un mago adecuado o no. Como descubrió la Isas Kabarah -Hermandad de la Verdad, el nombre que los Disidentes se daban a sí mismos-, dicho método conseguía encontrar jóvenes de gran inteligencia, pero de poca aptitud innata para la magia.

La Isas Kabarah, no obstante, cuyo núcleo inicial estaba compuesto de Magos de gran poder, descubrió que su única posibilidad era encontrar gente con gran afinidad para la magia, y enseñarles todo lo que ellos sabían. Para ello debieron prolongar su existencia durante varios siglos pero, finalmente, consiguieron su objetivo.

Poco a poco la Isas Karabah se fue nutriendo de magos naturales, gente que sentía la magia, y aunque gran parte de los ritos se perdieron, se mantuvo una buena parte del conocimiento. Pero lo más sorprendente fue que poco a poco se despertó la capacidad de manipular la realidad directamente, sin utilización de rituales prefijados. Aunque esta capacidad es muy limitada, fue un gran paso, y permitió a la Hermandad fundamentar su creencia y su independencia.

Y aquí estoy yo -Continuó Bramh con su línea de pensamiento-. Mi personalidad fue camuflada mágicamente desde mi nacimiento, y mis auténticas lealtades, las lealtades de mi sangre, ocultas hasta el fin de mi Aprendizaje. Combino lo mejor de ambos mundos: el Aprendizaje y la Voluntad. Y parece ser que ha sido en el momento más adecuado.

Powered by LiveJournal.com